¿Te divierto?

¿Te divierto?

Los cuerpos como mercancías

 

El turismo sexual en Costa Rica (donde la prostitución es legal) es una atracción importante para la industria turística y a veces la única manera de ganarse la vida para algunas costarricenses. No obstante, las prostitutas no tienen protección legal y suelen ser desdeñadas e ignoradas por la sociedad en general. Susana Sánchez Carbello usa la escultura y el arte público para poner a estas mujeres en el centro.
Please enable JavaScript and install Flash to view videos.

Fotografías de Susana Sanchez Carballo

En mi trabajo, me inspiran los personajes que vemos diariamente cuando caminamos por las calles de San José, Costa Rica: alcohólicos, drogadictos y especialmente prostitutas que fueron excluidos a causa de su condición y se vieron transformados en seres marginados que representan una entidad que no es operativa ni funcional, sino un peso vacío para nuestra sociedad, en la que el comercio y no la humanidad es lo más importante.

Estos grupos marginados son esencialmente invisibles para el resto de la sociedad. Su "invisibilidad" también nos permite ignorar la manera en que muchos de ellos se ganan la vida. Por ejemplo, en el caso de la prostitución, las mujeres brindan un servicio que desde hace mucho forma parte del mercado negro, debido a la condena moral y social que recae sobre ellas. Aceptarlo sería una forma de condonarlo, algo para lo cual el resto de la sociedad no está preparado.

Sin importar las condiciones sociales y las razones subjetivas que llevan a una mujer a entrar en la prostitución -pobreza, falta de oportunidades, abuso sexual o libre elección-, es un mercado que representa la supremacía del comercio sobre los cuerpos. Usar su cuerpo como medio de vida es la única fuente de ingreso para miles de hogares mantenidos solo por mujeres. A pesar del malestar ético que puede crear, muchas mujeres, al no tener suficientes recursos emocionales y económicos, deciden trabajar en la prostitución como el único modo para poder criar a sus hijos.

Aquí, presento dos piezas inspiradas por las prostitutas que vemos todos los días en San José. La primera se llama "¿Te divierto?" y es una colección de cuatro marionetas de madera talladas a mano que ilustran a la gente marginada de nuestra sociedad, en una variedad de posiciones que nos parecerán familiares.

La segunda se llama "Vestigios". Cualquiera que camina por la noche en la "zona roja" de San José verá siluetas, sombras de personas que tratan de sobrevivir día tras día en las calles. Estas sombras marginadas son trabajadoras sexuales, que marcan su presencia a los clientes con el sonido de su taconeo y brindan acceso a sus cuerpos a cualquiera con unos pocos billetes en sus manos.

De hecho, estas siluetas fueron la base para realizar "Vestigios". Creé un diseño que luego puse sobre las paredes y las calles de un vecindario de San José. Para este proyecto, trabajé en colaboración con el programa "En la calle", un proyecto de arte público organizado por el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo.

Una de las razones por las que creé estos diseños es para impulsarnos a pensar sobre la realidad de las trabajadoras sexuales en Costa Rica. La mayor parte de la sociedad juzga a estas mujeres como inmorales o innaturales, pero esta es una manera simplista de mirar la cuestión. Estas siluetas representan a estas mujeres que sobreviven en las sombras, seres invisibles que soportan una pesada carga sobre sus hombros que les impide ser seguras y confiadas. Sus cuerpos -ignorados por algunos, abusados por otros, su única mercancía- son el modelo para estas sombras permanentes que no debemos ignorar más.


Nota editorial

La prostitución es legal en Costa Rica; esto significa que las trabajadoras sexuales no pueden ser arrestadas ni multadas, pero también carecen de la protección y los beneficios laborales de aquellos que trabajan en áreas más tradicionales. Si bien el turismo (incluido el turismo sexual) se vio fuertemente golpeado por la crisis económica, esta causó un aumento en el número de mujeres que buscan trabajo como prostitutas. Además de las costarricenses, mujeres de otras partes de América Latina y de países de Europa del Este vienen a Costa Rica en busca de empleo, y suelen encontrar que la prostitución es la única opción. Esta mayor competencia da como resultado menos trabajos e ingresos para las costarricenses, así como también un mayor riesgo de explotación y abuso.

Junto con la prostitución, viene la problemática del tráfico sexual ilegal, que es común en Costa Rica. Este es un país de origen, tránsito y destino para mujeres y niños vulnerables a ser víctimas de la trata, especialmente para la prostitución forzada. La crisis parece haber exacerbado el problema: En 2008, el Departamento de Estado de los EEUU puso a Costa Rica en su lista de vigilancia debido a mayores números de personas traficadas o a una legislación laxa. Desde entonces, el país fue retirado de la lista, en parte debido a los mayores esfuerzos del gobierno para combatir el problema, pero Costa Rica sigue luchando contra esta forma de esclavitud moderna.

A través de organizaciones y grupos activistas, las mujeres están trabajando para encontrar alternativas seguras a la industria, así como también demandando mayor protección de los derechos humanos y laborales de las trabajadoras sexuales.

Sobre la artista

Susana Sánchez Carballo expuso sus obras en Costa Rica, México, Nicaragua y Holanda. Su trabajo fue incluido en exhibiciones en el Museo de Arte Costarricense, el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo de Costa Rica y la Galería Nacional de Costa Rica. Susana tiene una licenciatura en pintura y una maestría en cine de la Universidad de Costa Rica. Vive en San José, Costa Rica.

 

Translations by 101translations.com


Recomendado

2 personas recomiendan esto

Recomendado

Etiquetas:

No se encontraron etiquetas.




Comentarios (0)




Iniciar sesión



RSS