Money Talks

Money Talks

Agricultura, género y sostenibilidad en Costa Rica

 

Lucía Madriz es una artista de Costa Rica que explora la relación entre género, empoderamiento económico y ambiente. Lo que sigue es una entrevista con Madriz sobre su inspiración, la división del trabajo en Costa Rica y cuestiones ambientales.
Please enable JavaScript and install Flash to view videos.

Fotografías de Lucia Madriz

INTERNATIONAL MUSEUM OF WOMEN: ¿Por qué decidió explorar preguntas sobre género en su obra?

LUCÍA MADRIZ: Para mí, era inevitable porque, al entrar en la pubertad, noté que mis amigos varones y la gente que no era cercana a mi familia esperaba comportamientos y reacciones específicos que no eran parte de mi personalidad. También se me hizo muy claro que había diferencias [de género] porque tengo un hermano seis años mayor y, de repente, yo tenía que hacerme cargo de ciertas tareas en casa mientras que él no. Unos años después, sentí que las diferencias radicales entre hombres y mujeres eran más el resultado de una tradición que una realidad. Me interesaban las áreas grises, ya que muchos de mis conocidos y yo parecíamos no encajar en los estereotipos sobre qué debía ser un hombre o una mujer.

IMOW: ¿Cómo ves que la biología y el género afectan la situación económica de cada uno? 

LUCÍA MADRIZ: En muchas áreas, las mujeres se consideran un problema. Por un lado, algunos piensan que las mujeres dejarán el trabajo en cualquier momento porque se casarán o quedarán embarazadas y tendrán que cuidar de sus hijos. Por otro lado, en Costa Rica las mujeres ganan menos que los hombres con las mismas cualificaciones, aunque tienen mejor educación que ellos. 

Los cambios a esta clase de discriminación solo se producirán a través de leyes que exijan un pago igualitario sin importar el sexo.

IMOW: ¿Qué piensa sobre los constructos sociales y la división del trabajo entre hombres y mujeres en Costa Rica? 

LUCÍA MADRIZ: La gente tiende a vivir con sus padres durante mucho tiempo, en parte porque los salarios en Costa Rica son bastante malos en relación con el costo de vida. Esta situación hace que los adultos jóvenes (especialmente los hombres) tarden en desarrollar responsabilidades como lavar la ropa, cocinar o limpiar la casa. Esto se refleja en las parejas, cuando deciden casarse o vivir juntos. Muchos hombres jóvenes saben que las mujeres esperan que ellos también se encarguen de las tareas del hogar. Pero, cuando el hombre es el único que gana dinero, se asume que una mujer debe "pagar con los quehaceres domésticos".

Mientras que estas tareas se consideren un producto de intercambio económico, las mujeres seguirán atrapadas en el mismo círculo. Las actividades domésticas, como el cuidado de los hijos y los enfermos, deben ser realizadas tanto por hombres como mujeres. Aun cuando las mujeres no trabajan fuera de la casa, no se trata de un intercambio económico, sino de un estado de madurez en el cual reconoce una necesidad y hace lo necesario para resolverla. Estos valores deben cambiar y esto tiene que empezar con nuestras actitudes en nuestra vida privada. 

IMOW: ¿Cómo se originaron sus instalaciones de granos?

LUCÍA MADRIZ: Estaba explorando las cuestiones de género a través de mi obra, haciendo performances en video, pinturas y fotografía. Al trabajar con las cuestiones de género, estaba tratando de entender qué aspectos de "ser una mujer" eran construcciones sociales o mitos biológicos, o datos biológicos, y si como individuos podemos escapar de ellos. La economía y la división del trabajo se volvieron algo importante para mí. Así que en 2003, hice mi primera instalación con granos, llamada Money Talks ("el dinero habla"), en la que entro en escena con una escoba y empiezo a barrer la instalación. Hace referencia a la clase social, la división de trabajo y el alimento. 

IMOW: ¿Por qué usaba una escoba? ¿Cuál es la importancia de barrer? 

LUCÍA MADRIZ: Lo que me pareció importante al presentar Money Talks fue hacer uso de la popular frase "ganarte tu arroz y frijoles", y tratar de establecer cómo el trabajo doméstico se relaciona con la clase social. Usé la frase "money talks" en inglés y en itálicas porque mucha gente que habla inglés pertenece a la clase alta y tuvo acceso a una mejor educación. Una mucama no tiene mucha educación u oportunidades de empleo, y su trabajo es pobremente remunerado y se considera carente de valor e importancia. Tiene el estigma de que su única oportunidad para trabajar es limpiar la mugre de los demás. Al final, siempre es una mujer la que hace el trabajo sucio.

IMOW: ¿Y cómo progresó su trabajo desde Money Talks?

LUCÍA MADRIZ: Hice Copy Right después de que me enteré por la radio sobre los organismos genéticamente modificados. Este trabajo hace referencia a las prácticas agrícolas tradicionales en oposición a las semillas transgénicas, y cómo esto crea un modelo económico no sostenible y de total dependencia. Una vez que los granjeros compran estas semillas, están obligados a comprar y usar solo los químicos provistos por los vendedores, y tienen que devolver las semillas cada año para comprar nuevas. Estos cultivos genéticamente modificados usan al menos 25 por ciento más de químicos que los normales. Esta situación afecta la fertilidad de la tierra y contamina los lechos de los ríos, y terminamos comiendo el producto.

En Costa Rica, consumimos OMG en nuestras comidas desde principios de los años noventa: arroz y maíz importados desde EEUU. Si es tan bueno e inofensivo, ¿por qué no lo leemos en el envase?

La mayoría de la gente no sabe qué significa OMG, y lo comemos y alimentamos a nuestra familia con eso. ¿Y cuáles son las consecuencias? No hay mucho dinero para investigación. Algunos científicos dicen que es muy pronto para decirlo.

Uno de los argumentos para usar OMG es detener el hambre. El problema no es producir más alimentos; el problema es que las personas que mueren todos los días de hambre no tienen el dinero para comprar comida hoy o mañana. Así que el hambre no se va a resolver con la creación de semillas patentadas que pertenecen a enormes corporaciones multinacionales; el hambre es resultado de muchos factores, algunos de ellos son ambientales, pero definitivamente proviene de la voracidad económica de los países desarrollados, de la manera en que nuestra cultura establece el consumismo y el individualismo como sus valores y del hecho de que las naciones poderosas y las industrias transnacionales no se preocupan.


Sobre la artista

Lucía Madriz expuso en muestras grupales e individuales en Nueva York, España, Nueva Zelanda, Costa Rica y Alemania. Madriz escribe un blog sobre la vida sostenible. Para saber más, ingrese a verdexperimento.blogspot.com. También puede visitar su sitio web en www.luciamadriz.com.

 

Translations by 101translations.com


Recomendado

2 personas recomiendan esto

Recomendado

Etiquetas:

No se encontraron etiquetas.




Comentarios (0)




Iniciar sesión



RSS