<span dir='ltr' class='ltrWrapper'>¿Te divierto?</span>

¿Te divierto?

Prostitution in Costa Rica

 

Sex tourism in Costa Rica, where prostitution is legal, is a significant draw for the tourism industry and sometimes the only way for some Costa Rican women to earn a living. Despite this, prostitutes have no legal protection and are often scorned and ignored by general society. Susana Sanchez Carballo uses sculpture and public art to bring these women front and center.

La obra que presento para esta convocatoria es un conjunto de cuatro marionetas, hechas en madera, titulada ¿Te divierto?. Las piezas representan los personajes que vemos todos los días cuando caminamos por las calles de San José como mujeres alcohólicas, drogadictas o prostitutas, que por su condición han sido excluidas, convirtiéndose en seres marginados que representan un ente el cual no es operativo ni funcional, sino un lastre en una sociedad donde la mercancía ocupa la totalidad de nuestra existencia.

Estas personas marginadas se transforman en “signos icónicos que van condicionando la organización del sujeto y su relación con el universo externo (ya que) no solo la materia lingüística organiza un modo de leer al mundo, también las imágenes construyen su modo de organizar la mirada”(1).

Por consiguiente, al ser invisibilizados como seres humanos también es oculta la forma en que se ganan la vida, es decir, su fuente de trabajo -como en el caso de la prostitución- ya que esta sociedad nos prohíbe mirar la realidad tal cual es. Lo anterior tal vez se deba, como lo señala Foucault, porque en “una sociedad como la nuestra son bien conocidos los procedimientos de exclusión. El más evidente (…) es lo prohibido. El juego de las prohibiciones se cruzan formando una compleja malla, una de las regiones más apretadas de esa malla es la sexualidad”(2).

Precisamente, la prostitución representa un trabajo que ha pertenecido al marco de la economía extraoficial a lo largo de la historia por la condena moral y social que sobre estas mujeres cae.

Independientemente de las condiciones sociales y las determinaciones subjetivas que llevan a una mujer a que se prostituya: la pobreza, la falta de oportunidades, el abuso sexual o una libre elección, es un mercado que no está desvinculado de la globalización y representa la supremacía de la condición de la mercancía de los cuerpos en la actualidad. Este cuerpo cuyo aprovechamiento y goce tiene un costo y rendimiento, representa la única entrada de dinero que sustenta miles de hogares sostenidos solamente por la mujer.

Más allá de la incomodidad ética que genera, muchas mujeres al no contar con los recursos emocionales y económicos suficientes deciden trabajar en la prostitución como el único medio por el cual pueden criar a sus hijos. Aunque, en muchas ocasiones esta decisión representa la punta de una trama colectiva en la que todos somos partícipes, pues existió una red de variables que se fueron sumando para que ella llegara a ese lugar.

Como resultado se podría afirmar que la culpabilidad social sufrida por las mujeres que trabajan en la prostitución – y en general, las personas marginadas- es muy alta porque la parte más poderosa de la sociedad necesita considerar que hay buenos y malos, cuando en realidad el concepto entre buenos y malos se desdibuja mucho frente a una sociedad poco solidaria y poco interesada en los problemas de sus semejantes.

En conclusión, todo lo mencionado anteriormente es una verdad la cual no corresponden a la que maneja la sociedad, debido a que “no se está en la verdad más que obedeciendo a las reglas de una “policía” discursiva que se debe reactivar en cada uno de sus discursos”(3).



(1) Roman Jakobson, Ensayos de linguística (Barcelona, Ariel, 1984) p. 143
(2) Michel Foucault, El orden del discurso (Barcelona, Tusquets, 1987) p. 11-12
(3) Michel Foucault, op. cit., p. 31

La técnica de esta obra es mixta.


يوصي

2 الناس يوصون بهذا

يوصي

بطاقات:

لا توجد بطاقات.




التعليقات (0)




الدخول



نظام RSS